Siete beneficios de activar campañas de maduración a largo plazo

Luego de capturar los datos de un contacto es el momento adecuado para iniciar un proceso de educación con el propósito de transformarlo, poco a poco, en un cliente. Convertir un lead o prospecto en un potencial cliente en la actualidad implica recorrer un camino al que toda empresa debe apostar para alcanzar sus objetivos de negocio a largo plazo.

Una campaña de maduración es una herramienta clave en este período de la relación con el contacto que genera un sinfín de beneficios para las organizaciones. Existen diversas definiciones sobre lo que significa “maduración” de un prospecto. Sin embargo, la mayoría coincide en que se trata de un procedimiento mediante el cual una empresa programará una serie de mensajes o contenidos de valor, orientados a la construcción de confianza, conocimiento y recordación de dicho producto o servicio, guiando así el momento de compra. Aunque al inicio ese lead pueda no estar listo para adquirir el producto o servicio en cuestión, es necesario acompañarlo para que, cuando sí lo esté, sólo piense en una marca o empresa: la suya.

Una campaña de maduración consiste en la generación de contenido de valor, enviado con determinada frecuencia a un prospecto, con el objetivo de construir una relación personalizada que dé como resultado el posicionamiento progresivo de una empresa en el top of mind del lead, educándolo hasta que más tarde, se convierta en un cliente.

79% de los leads de mercadeo nunca se convierten en clientes. La falta de maduración es la causa mas común de este bajo rendimiento.

Son muchas las ventajas que una campaña de maduración brinda a una empresa. En este post, queremos compartir siete beneficios:

  1. Conexión directa. A través de correos electrónicos automatizados, entre otras herramientas útiles para el proceso de maduración, una empresa abre un canal de comunicación directo con la persona que mostró interés en un determinado producto o servicio, aunque aún no esté lista para la compra. Esto permitirá entablar el primer contacto que más tarde servirá para ampliar y optimizar la comunicación entre ambos.
  2. Aumenta la exposición. Mantener una comunicación consistente y frecuente incrementa la exposición del perfil de un empresa, producto o servicio, lo cual hará que el contacto se familiarice mejor con la marca y aportará una ventaja competitiva en el mercado al momento en el que la necesidad de adquirir el producto o servicio se manifieste.
  3. Recordación de marca. Sin duda, estar en constante comunicación con los potenciales clientes hará que una empresa tenga una mejor recordación en la mente de un posible consumidor. Una marca que tenga más visibilidad logrará un espacio en la memoria del prospecto, lo que será una gran ventaja a mediano plazo, cuando esté decidido a realizar la compra.
  4. Mejora la tasa de obtención de clientes. Hacer seguimiento a un lead, así como educar y guiar su ruta al momento de la primera visita a una página web, mejorará la probabilidad de convertirlo en un cliente efectivo. Pese a que no existe garantía de que todos los visitantes se transformarán en un comprador activo, sin duda, aplicar una estrategia de maduración contribuirá a que una mayor proporción de los leads encontrados se convierta, efectivamente, en consumidor.
  5. Más información, en doble sentido. De la misma forma en que optimiza la posibilidad de ofrecer más datos sobre una marca, producto o servicio, una campaña de maduración también es útil para obtener más información de su prospecto. Además de ofrecer la opción de conocer mejor a su contacto, esta técnica le proporcionará herramientas para segmentar mejor su base de datos, saber más sobre sus preferencias y comportamientos, afinar los contenidos que se envían e incluso saber quiénes están más cerca de la compra.
  6. Optimiza el conocimiento. El envío secuencial de correos electrónicos con contenido de valor permitirá que el prospecto conozca más a la empresa o marca y sepa cuáles son sus cualidades y funcionamiento, un paso crucial que antecede cualquier compra de servicio. Un contenido de calidad fomentará esta interacción y ayudará a preparar al contacto para una adquisición del servicio más adelante.
  7. Hacer seguimiento preciso. La automatización de las comunicaciones permite personalizar los mensajes. Hoy en día, por ejemplo, es posible detectar el momento en que un contacto abre un correo electrónico, lo que se convierte en un insumo sumamente valioso para programar un mensaje siguiente de reacción y así, darle el seguimiento adecuado hacia el camino de la compra final.

Madurar un cliente significa educar, de forma automatizada, a una base de datos, generando importantes beneficios con una mínima inversión de tiempo. Es una forma de obtener el mayor provecho de una oportunidad de negocio, aportando valor desde el inicio de la relación hasta que finalmente ocurra la transacción. Implementar una estrategia de este estilo de la mano de especialistas en la materia es clave en el éxito de un proyecto, en una época en la que los consumidores son bombardeados constantemente de información.

En DANAConnect, conocemos las ventajas de iniciar una campaña para orientar a sus contactos hacia el proceso de compra, y tenemos las herramientas para elaborar una estrategia automatizada de maduración alineada con las necesidades de su empresa. Contamos con un equipo de profesionales dispuestos a diseñar estrategias de emaling masivos y otras modalidades de comunicación, que permiten llevar mensajes clave a sus contactos para mantener una relación frecuente, consistente y eficiente.

Autor entrada: Maria Vanessa Urquiola